El precio de la vivienda terminada (nueva y usada) subió el 4,5% en febrero respecto al mismo mes de 2017 y se mantuvo en niveles de mediados de 2013, según datos de la sociedad de tasación Tinsa, que reflejan que los mayores incrementos se registraron en las grandes capitales y en las islas.

En el acumulado de los dos primeros meses del ejercicio, la vivienda se ha encarecido el 2,2% en términos interanuales. Pese a que el precio medio en España ha recuperado el 9% de su valor desde el mínimo que tocó en la crisis, todavía está un 37,3% por debajo de los máximos alcanzados en 2007.
En febrero, la vivienda subió el 5,9% en las capitales y grandes ciudades, mientras que en Canarias y Baleares repuntó el 6,8% y en las áreas metropolitanas el 3,9%.
En la costa mediterránea la vivienda se revalorizó el 3,9% y en el resto de municipios el 1,1%.